¿Storytelling tiene traducción?

“¡Ah, contar cuentos!”, ¿Por qué lo usan en inglés y no dicen simplemente contar historias? ¿No existe un solo término en toda la lengua española? Es que quieren parecer gringos.
Todavía recibimos mensajes en Facebook, incluso en son de burla, sobre el uso de storytelling en lugar de “contar historias”.
Si nosotros promoviéramos un curso sobre aprender a contar cuentos, o historias simplemente, quizá muy pocas personas del mundo de los negocios y las empresas, nuestro público objetivo por excelencia, se sentirían aludidas.
Lo primero: storytelling no es contar cualquier tipo de historias. Tiene que ver, precisamente, con crear una narrativa de marca, de empresas, organizaciones, e incluso personas.
Cuando hablamos de storytelling aquí, no se trata de escribir novelas, obras de teatro o guiones de cine. Nos referimos a contar historias relacionadas con la razón de ser de una marca y las experiencias de sus usuarios.
Storytelling es contar historias con propósito, concebidas como parte de una estrategia de comunicación y contenido de marca.
Podemos usar el término narrativa para referirnos al universo de historias de una marca. Pero (hacer) storytelling es precisamente construir esa narrativa, no contando cualquier historia, no haciendo cuentos, no inventando fábulas.
Storytelling se refiere a contar historias con propósito y a propósito, y traducirlo hoy es desligarlo de ese sentido específico. Por eso no lo traducimos, precisamente para que quienes quieren entender, atiendan. Y entiendan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *