¿Y quién garantiza que tu curso me sirva para algo?

Recientemente, una persona interesada en un talleres de storytelling preguntaba, “Quien da el curso y quién lo avala”. Lo del aval me dejó pensando. 

Por dónde empiezo

Esto me lo compartió Diana Arroyo y es de un guionista de Pixar. “Siempre te dicen que escribir una historia es como subir una montaña a ciegas. Pero lo primero es encontrar la montaña. Si exceptuamos el Uluru, nada que pueda considerarse una montaña, esta sola en medio de la nada. Hay que andar mucho camino para llegar a la montaña elegida. ¿Entonces? qué es lo primero, encontrar tu montaña. Ya elegiste, ahora viene lo segundo. 

En la base de la montaña

Cuando empecé a escribir Storytelling: contar historias con propósito el primer dilema que se me presentó fue por dónde empezar. Escribir un libro es hacer el recorrido completo. Se cierra un ciclo, se recorre un periplo. Pero lo más difícil a veces es descubrir dónde empieza tu historia. Ya estás en la base de la montaña. Ahora, por dónde empiezo la subida.

En mi caso fue  descubrir en una meditación reflexiva que yo mismo ni siquiera había oído hablar storytelling antes del año 2014. Es en febrero de ese año que un amigo me pide que le imparta curso de storytelling a su equipo de ventas.

Soy escritor, soy editor, y en ese entonces impartía cursos de periodismo narrativo. Por lógica, debía saber de este asunto del storytelling. Pues no. Sorry, no sé de qué estás hablando. 

¿Cómo se resolvió  esta situación? Pues lean el libro y que alguien me lo resuma porque yo mismo no lo tengo muy claro hasta el día de hoy  (lo del storytelling enfocado a la venta directa). Lo que sí quiero decir ahora es que ese fue el inicio de un giro en mi carrera profesional. Cambió mi vida. Y me trajo hasta aquí y ahora. Frente a este público, en este momento, en este estar presente a distancia en el que vivimos todos, esta conversación global.

Pero. ¿ser autor de un libro sobre storytelling me autoriza para impartir cursos? ¿Y quién más? ¿No tendría que tener algún certificado o algo? Autor, autoría, autoridad tienen una raíz común. Pero  resulta que ahora cualquiera puede escribir y publicar un libro. Como tantas cosas, ser autor no te hace parte de ese club exclusivo que pudo haber sido antes. En la era del “copia y pega” cualquiera puede fusilarse contenido de aquí y de allá y decir: soy autor de un libro. Y estoy convencido de que muchos eso es lo que hacen. Y sobre todo los que dan cursos

Eso me llevó a pensar por qué escribí el libro en primera instancia. Empecé a sentir que me iba encaminando hacia una respuesta. Así que ¿Quién me avala? Escribí Storytelling: contar historias con propósito impelido por la necesidad de responder tantas preguntas que me han hecho decenas de personas en mis cursos y talleres. Todos estos años me he esforzado por mostrar de múltiples maneras la relevancia de las historias para crear una marca distintiva, propia, ya sea personal o de un emprendimiento específico.

Esas preguntas del consultor, o del publicista, o del comunicador, incluso del periodista que sigue sin distinguir del todo la diferencia entre dar la noticia y contar historias, me hizo a mí hacerme cada vez mejores preguntas, enfocar el tema desde las perspectivas más disímiles, y llegar siempre a nuevas conclusiones y descubrimientos. 

Lo que me avala es precisamente haber impartido cursos, charlas, talleres de storytelling desde el año 2014. La necesidad de compartir toda esa experiencia, que haya siempre nuevas preguntas que contestar, incógnitas que despejar. 

lo que más te avala, estar en esa conversación, ser parte de ella a tiempo completo. Esa interacción y esas preguntas te llevarán siempre a otras, en una búsqueda constante. Y la búsqueda en sí misma es el camino. Haber vivido la experiencia es en primera instancia lo que te da la autoridad para compartirla. E incluso para guiar y acompañar a otros en su viaje. 

Y escribes un libro para compartir esa experiencia. Y es en ese momento, en un nuevo ciclo, que dejas de ser el héroe para convertirte en el Mentor, el maestro, ese que tiene el aval y la autoridad para ahora acompañarte e invitarte a ti a hacer tu propio camino, contar tu propia historia, escribir tu propio libro.

WhatsApp chat