Vimos en textos anteriores que el detonante o nudo de la historia se da en el momento preciso en que el personaje percibe o entiende que debe hacer algo respecto a una situación determinada y decide responder al reto.

Acción inicial

El acto II comienza con la respuesta al reto, o la acción inicial de respuesta, propuesta de solución, o decisión explícita de enfrentar la situación y resolverla. Si Juan se enferma, la acción inicial podría ser consultar a su médico. Pero esa acción es solo el impulso inicial, la respuesta primaria, a veces incluso automática, una propuesta de resolución. A esta acción inicial seguirán otras para poder en verdad solucionar el asunto.

Confrontación

Es probable que el médico le indique que debe hacerse análisis, tomar ciertos medicamentos y hacer cambios en su dieta o estilo de vida. La confrontación, sobre todo en las narrativas breves al estilo del storytelling de negocios, aparecen generalmente como avances hacia una meta, más que como una confrontación real contra un enemigo mortal como en las películas de aventuras.

En la mayoría de los casos, en un video de Apple o de Coca-Cola no hay una “crisis central” al estilo del cine. Puede haber un clímax, el punto más alto en la tensión dramática, o cómica, las emociones van en aumento, pero no se basa en una lucha a muerte entre el protagonista y el antagonista, el héroe y el dragón.

A pesar de que le sigamos llamando confrontación o conflicto, en las narrativas breves asociadas al periodismo de marca y el marketing emocional, es más común que, una vez vencidos los obstáculos iniciales, el relato se encamine hacia el alcance de la meta y lo que veamos sean los esfuerzos individuales o del grupo en pos de aquello que se pretende alcanzar, o que el héroe (la marca u organización a través de sus colaboradores productos y servicios) pretende que alcancen sus protagonistas (léase usuarios, consumidores y asociados).

Una fórmula universal para presentar esos avances es seguir la regla de tres: hicimos estas tres acciones con resultados parciales diferentes, o presentamos tres perspectivas, izquierda, derecha y centro, o valoramos tres muestras, o vemos tres ejemplos. Y eso nos deja listos para el desenlace.

Desenlace

A veces es difícil desligar el desenlace del resultado porque tenemos la tendencia a confundir y fundir en uno solo la causa y el efecto, pero en términos de la historia y de contar historias y de que tengan el efecto esperado en nuestra audiencia, siempre es importante distinguir entre uno y otro.

Este contenido es parte del curso de storytelling en línea. Te invitamos a revisarlo.

Leave a comment

Sign in to post your comment or sign-up if you don't have any account.

  • Sign up
Lost your password? Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.
We do not share your personal details with anyone.
WhatsApp chat