Lo primero que se presenta en un relato es un personaje sobre el que gira la anécdota central de la historia. Pero personaje no significa ser humano, puede ser un edificio que se incendia, un juguete, como en Toy Story, un delfín, y hasta un grupo de átomos convertido en niño gracias a la magia de IBM.

Al final del viaje, la audiencia sentirá a nuestro protagonista como un personaje humano o humanizado a través de la experiencia compartida.

AJ
El enfrentamiento del protagonista con antagonismos y los obstáculos a vencer está en el centro de una lucha, confrontación o conflicto.

Al personaje de la historia se le llama comúnmente héroe o protagonista, pero en muchas ocasiones en storytelling de negocios, protagonista y héroe no significan lo mismo. Para que exista un protagonista en un historia, tendrá que haber un antagonista o antagonismos derivados de la situación a enfrentar, el problema a resolver.

ACTO 1: RETO

Así, en el planteamiento inicial de la historia o argumento, debe haber un claro llamado o reto, una acción o evento específico que mueva al personaje a reacciones encaminadas a lograr una meta, un objeto de deseo, un logro u objetivo a cumplir. En el momento en que aparece ese llamado, el personaje principal se convertirá en el protagonista. Sus acciones enfrentarán a uno o varios antagonistas, el tiempo, la distancia, otros seres humanos, y hasta sus propias limitaciones.

ACTO 2: LUCHA

El enfrentamiento del protagonista con antagonismos y los obstáculos a vencer está en el centro de una lucha, confrontación o conflicto.

Ejempos: Protagonista vs Enfermedad; Protagonista vs burocracia; Protagonista vs. Prejuicios, Protagonista vs. Desastre natural. El protagonista puede enfrentar estímulos externos o internos, incidentes o accidentes que le cambian la vida o alteran su entorno.

El enfrentamiento del protagonista con antagonismos y los obstáculos a vencer está en el centro de una lucha, confrontación o conflicto.

Si quiere conseguir a la chica de sus sueños, probablemente los conflictos a resolver tengan que ver más con su inseguridad, timidez o miedo al desempeño. Pero también tendría que recorrer distancias, estar a tiempo, y empaparse bajo la lluvia para llegar a una cita. Lo importante a subrayar aquí es que sin conflicto o enfrentamiento y avances sobre los obstáculos, no hay historia, porque no hay transformación, ni nada que descubrir, ni mensaje final que transmitir.

3. RESULTADO

Pero tampoco hay conflicto sin resultado, el punto a donde queremos llegar con la historia. El resultado completa el viaje, evidencia la razón de ser contada. Y esa razón o razonamiento nos deja a las puertas de una reflexión final, un aprendizaje, un mensaje. Para llegar aquí hemos contado la historia, es así como el mensaje cobra significado y se valida.

Las historias muestran para demostrar. Y que lo demostrado se quede con nosotros. Más allá de entenderlo, identificar el mensaje, sentimos con el personaje la necesidad de revelar una nueva verdad o discernimiento de los hechos, y que el resultado nos lleve a una conclusión.

Ahora sabemos juntos algo nuevo, compartimos las vivencias y las convertimos en experiencia, aprendizaje, mensaje que involucre a otros, cuanto más convincente e inspirador, mejor.

Este contenido es parte del curso de storytelling en línea. Te invitamos a revisarlo.

Leave a comment

Sign in to post your comment or sign-up if you don't have any account.

es_ESSpanish
es_ESSpanish
WhatsApp chat