abril 16, 2017 andresjorge

¿Usaban condones los troyanos?

The Trojan Horse stands inside the city of Troy in Warner Bros. Pictures' epic action adventure

¿Tienes idea de por qué una marca de condones se llama Trojan?

El público acepta la historia porque una buena historia siempre es un regalo. Pero para el emisor del mensaje, la historia es parte de un sistema de mensajería, un truco para introducirse en la ciudadela fortificada de la mente”. (Jonathan Gottschall, The Storytelling Animal: How Stories Make us Human)”

He aquí la historia…

Después de asediar a Troya durante nueve años, los griegos se convencen de que nunca podrán trasponer sus muros por las armas. Tendrán que vencer a su enemigo y conquistar la ciudad de otra manera, o regresar a Grecia derrotados.

Y eso es lo que hacen… ambas cosas.

Se aprestan para la partida e incluso prenden fuego a su campamento en señal de retirada. Pero también contruyen un gigantesco caballo de madera y en él dejan inscrito: «En su regreso a la patria, los griegos dedican este caballo a Atenea».

Y enfilan proa mar adentro. Pero dirigen sus naves a la vecina isla de Ténedos.  Además del caballo, en las playas de Troya, la inexpugnable, dejan abandonado a Sinón, uno de los suyos.

Apresado por los troyanos, Sinón los convence de que el caballo es realmente una ofrenda de sus enemigos a la diosa Atenea, que ambas naciones veneran. Piden a la diosa que los proteja en su viaje por mar y llegar sanos y salvos a sus tierras. Los troyanos, despúes de discutirlo, terminan abriendo las puertas para introducir el caballo.

Lo que no saben es que los griegos acaban de penetrar finalmente su ciudad amurallada. Dentro del caballo viajan treinta hombres escogidos entre sus mejores guerreros.

Amparados por la oscuridad de la noche, el ejército griego regresa, los guerreros se deslizan uno a uno fuera del caballo y abren las puertas a sus compañeros.

Así se inicia la batalla final y la caída de Troya.

Y así, sin que te dieras cuenta (mejor pedir perdón que pedir permiso), te hemos contado una historia paso a paso para mostrarte precisamente cómo se cuenta una historia y para qué. Porque eso es lo que hacen las historias, muestran primero para decir después. Son un pre-texto para transmitir un mensaje que llega sin que nos demos cuenta, traspasa el umbral de la mente por la vía de las emociones y se instala en nuestra propia experiencia.

La verdad es que no tenemos ni idea sobre las prácticas anticonceptivas de los antiguos troyanos (y es poco probable que usaran nada). Respecto a la marca de condones, dejemos que sea tu propio constructo. Lo que sí tenemos por un hecho es que la alegoría intemporal del caballo de Troya nos ha servido aquí, una vez más, para transmitir el mensaje de que las historias no solo convencen más, también duran más. Y, al final, pasan a ser parte de tu propio arsenal para la vida.

¿Y a ti, no te gustaría que tu historia tomara por sorpresa a su público y se quedara?

¿Cómo sé si mi historia es buena?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Tagged: , ,

Comment (1)

  1. Carlps

    Excelente mi amigo.Yo me dejé arrastar por la historia, me enganchó y la leí completa.Eso de contar historias para promocionar una marca es genial.Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ESCRÍBENOS A: