Ni Caperucita ni el lobo, ahora es mamá…

La madre temblaba. Cubrió a la niña con una caperuza roja y puso la cesta con comida entre sus manos… Tenía que mostrarse firme. Cerró los ojos y empujó a la niña suavemente para ponerla en el camino…