diciembre 15, 2015 andresjorge

Ni Caperucita ni el lobo, ahora es mamá…

La madre temblaba. Cubrió a la niña con una caperuza roja y puso la cesta de comida entre sus manos…  Tenía que mostrarse firme. Cerró los ojos y empujó a su hija suavemente para ponerla en el camino…

La niña había dado apenas unos pasos cuando su madre la alcanzó de nuevo, la tomó de los hombros, la miró fijo a los ojos y le habló de los peligros que entrañaba el bosque.

No debía entretenerse, ni salirse de la senda. Le habló del lobo feroz. Entonces, finalmente, la dejó partir…

Y la madre que leía el cuento de La Caperucita Roja a su hija, sentía que lo hacía por primera vez.

Este era otro cuento, no el que ella recordaba… Tener que poner a su hija en el camino, verla partir. Todo ahora tenía un sentido diferente. Era otra lectura, otra lección de vida. Y entendió, de repente, por qué aquellos cuentos seguían ahí, por qué se lo estaba leyendo a su hija, por qué les llamaban ‘clásicos’ y llevaban siglos entre nosotros.

Decidió buscar otros de los que recordaba. Y leerlos con sus hijos; seguramente ella misma descubriría cosas nuevas en todos ellos. Entendería y los ayudaría a ellos a entender.

Después, cuando leyó en una revista algo que Angelina Jolie había dicho sobre su última película, que las alas cortadas de Maléfica eran una ‘violación simbólica’ decidió verla con su hija, y entender ella misma, y explicarle si era necesario.

Tenían que cruzar juntas ese bosque… Era mejor llorar juntas, reír juntas, compartir las historias para entender mejor la vida juntas, ahora y quizá así sería siempre.

Y así empieza esta historia de por qué creamos Storytelling para mamás.

mama cel

Porque en la era de la hiperconexión empezamos a desconectarnos cada vez más temprano de nuestros hijos…

No pierdas la key.001

Cinco horas que te revelarán muchas claves ocultas en los cuentos infantiles y cambiarán para siempre tu percepción del sentido profundo de contar historias en la crianza.

INSCRÍBETE

 

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ESCRÍBENOS A: